20 millones de teléfonos son desechados cada año solo en España

Los móviles reacondicionados se han convertido en una de las mejores opciones para reducir la basura tecnológica, que crece a un ritmo exorbitante, generando emisiones de CO₂ equivalentes a la fabricación de 1.000 coches. La principal causa de la llamada ‘e-waste’, la basura tecnológica, es el recambio constante de móviles por parte de los usuarios.

Los usuarios renuevan, de media, su teléfono móvil cada dos años. El más mínimo fallo y el deseo de contar con el último modelo es la excusa perfecta para adquirir un nuevo smartphone con todo el coste medioambiental que ello implica. Y de bolsillo. Cada año, 20 millones de teléfonos son descartados, según un reciente estudio sobre reciclabilidad de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

Esta compra puede resultar inocente pero tiene un trasfondo poco sostenible. La fabricación de un teléfono móvil genera 55 kilos de emisiones de CO₂, por lo tanto, en 20 años una persona habrá generado 550 kilos de CO₂, si se suman todos los móviles comprados durante este periodo de tiempo. 

Frente a este contexto, las propuestas tecnoecológicas y sostenibles, como los móviles reacondicionados, se perfilan como una de las mejores opciones. La start up española Geekmarket nació en abril del 2022 con un claro objetivo: hacer llegar productos tecnológicos reacondicionados a todo el mundo. Al mismo tiempo, el usuario recibe un producto de calidad a un precio más asequible.

«Nos encanta la tecnología, pero queríamos encontrar una solución para poder disfrutar y consumirla de una forma más sostenible y los productos reacondicionados se ajustan a esta necesidad: productos de primera calidad con menor huella medioambiental», afirman desde Geekmarket.

Los dispositivos reacondicionados son móviles, ordenadores, tablets o relojes inteligentes que han sido reparados para que funcionen como el primer día para que tengan una segunda oportunidad. 

Esta alternativa tecnológica soluciona tres problemas: la velocidad con la que crece el precio de los productos tecnológicos por sobre el poder adquisitivo de los ciudadanos, el ciclo de renovación de la tecnología y el impacto medioambiental de los desechos tecnológicos. 

Mientras que la fabricación de un smartphone nuevo genera 55 kg de CO₂, un móvil reacondicionado produce solo 6 kg de CO₂ en todo su proceso de reparación.  

Los móviles reacondicionados son para el medio ambiente una respuesta eficaz con la que reducir las emisiones de carbono y para el usuario la oportunidad de poder acceder a modelos actuales por precios asequibles.

Por último, el mercado de los móviles reacondicionados es una respuesta eficaz a la basura tecnológica. Más del 80% de los móviles desechados aún funcionan perfectamente cuando los usuarios se deshacen de ellos

La sociedad vive en una época donde la filosofía del «usar y tirar» está arraigada en la sociedad y los móviles reacondicionados son una solución para solventar este problema.

Ir arriba