Menu

Cómo funcionan los teléfonos inalámbricos

¿Sabes que el primer teléfono inalámbrico se remonta al año 1900 y se debe al experimento de un cura brasileño? Un experimento que supuso un nuevo y gran avance dentro del mundo de las comunicaciones. Y si bien en ese momento fue un invento que no tuvo gran difusión, décadas más tarde se convirtió en algo muy común.

Hoy en día siguen siendo muy utilizados por la libertad de movimiento que ofrecen y la posibilidad de agregar nuevas tomas telefónicas sin necesidad de hacer más instalaciones. Si deseas comprar teléfonos inalámbricos, en este artículo te contamos cómo funcionan este tipo de teléfonos y porque merece la pena hacerme con alguno de los modelos más actuales.

¿Cuáles son las características básicas de un teléfono inalámbrico?

Un teléfono inalámbrico funciona gracias a su capacidad para recoger la señal recibida por la línea telefónica y retransmitirla al terminal mediante radiofrecuencia. Este sistema de transmisión tiene como principal ventaja ofrecer un largo alcance, factor indispensable para que una conversación no se corte pese a los obstáculos y la distancia.

Así, un teléfono inalámbrico está compuesto por una unidad base y por una unidad receptora. La base se conecta a la línea fija y desde allí se irán transmitiendo los datos de forma inalámbrica hacia el receptor sobre el que se ubica el teléfono.

La instalación es muy sencilla y solamente hay que enchufar la unidad base a la toma de corriente eléctrica por un lado y por otro, a la toma del teléfono fijo. La unidad receptora también tiene que enchufarse a una toma eléctrica y colocar en ella el teléfono receptor.

¿Por qué merece la pena comprar un teléfono inalámbrico?

Las posibilidades que ofrece un teléfono fijo inalámbrico son de lo más interesante. Además de para llamar, los modelos más actuales presentan funcionalidades similares a las de un móvil.

Así, pueden recibir correos electrónicos y mensajes RSS, reproducir archivos MP3, radio, hacer videoconferencias, efectuar el control inteligente de los electrodomésticos de la vivienda e incluso poder responder las llamadas al fijo desde tu móvil cuando no se está en casa.

Consejos a la hora de comprar un teléfono inalámbrico

A la hora de comprar un terminal se deberá considerar cuál el número de teléfonos que se precisa tener en casa. Una decisión para la que hay que tener en cuenta el número de personas que viven en casa, siendo interesante hacerse con una base GAP para poder usar varios teléfonos inalámbricos, aunque sean de distintas marcas.

Otros aspectos que tener presentes son cuál es el alcance que tienen, la calidad de voz y cuál es la seguridad del terminal. La frecuencia de los aparatos más antiguos es de unos 900 MHz, mientras que los más actuales alcanzan entre los 2.4 GHz, 5.8 GHz y un nuevo estándar. El 1.9 GHz de tecnología DECT y que reduce mucho las interferencias.

Los de 5.8 GHz y los de 1.9 GHz son en su mayoría digitales y ofrecen más calidad de sonido, siendo mucho más seguros al ofrecer la posibilidad de encriptar las conversaciones. También pueden sincronizarse con el móvil, conectarse a Internet y cuentan con un modo de ahorro de batería.

Toda una serie de características y ventajas que convierten a los actuales teléfonos inalámbricos en una excelente opción ya que tienen funciones similares a las de un smartphone y permiten ahorrar dinero si se desvían las llamadas del móvil a través del fijo.

¿Te resultó útil este artículo?

Valoralo pulsando las estrellas

Valoración media / 5. Votos:

¡No hay votos! Se el primero en hacerlo...